Tommy Hicks Tommy Hicks

El evangelista Tommy Hicks fue un prestigioso predicador en la década de 1950. Reconocido internacionalmente, predicó en estadios a miles de personas en diferentes países. 

Causó un fuerte impacto su encuentro con el entonces presidente de los argentinos, Juan Domingo Perón, por el que oró a causa de una dolencia que padecía, y fue sanado. Su paso por Buenos Aires fue un hito que marcó la ciudad. Alrededor de 1960, el evangelista Hicks tuvo una revelación de los acontecimientos finales. Hace varios años esta palabra profética circuló por nuestras iglesias, y llevó aliento y expectativa por los días del fin. Creemos que es bueno recordarla para que sea de aliento.Por el poder del Espíritu Santo el evangelista Tommy Hicks condujo a miles de almas a los pies del Señor.

Un 25 de julio alrededor de las 02:30, en Winnipeg, Canadá, Dios le dio una visión: "Quedé tan perturbado y conmovido por la revelación, que cambió mi perspectiva global del cuerpo de Cristo y del ministerio del tiempo del fin. Los mayores regalos que le hayan sido dados a la iglesia de Jesucristo están aún por venir. No pude comprender la totalidad de la visión hasta que leí Joel 2:23: "Alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios, porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio".

No solo enviará Dios la lluvia temprana y tardía, sino que va a dar a su pueblo una doble porción de su poder en estos últimos días. Cuando se me apareció la visión me hallé de pronto a gran altura. Estaba mirando abajo y contemplando la Tierra, cuando de pronto el mundo entero estaba a la vista: cada nación, cada pueblo, cada lengua, desde el este y el oeste, desde el norte y el sur. Estaba en pie, temeroso y temblaba mientras contemplaba el gran panorama ante mí. En ese momento comenzaron los relámpagos y truenos.